Menu

DIETAS, DIETAS Y MÁS DIETAS

  • Patxi Gimeno
  • Detalles
  • Deja un comentario
  • Artículos relacionados

Hoy en día nos encontramos absolutamente rodeados de dietas. Con dietas me refiero a controles alimenticios cuyo objetivo es aumentar o reducir nuestro peso. Las hay de todos los tipos: en las que se controlan las cantidades al gramo, las hiperproteicas, las basadas en el índice glucémico, las disociadas… ¡incluso tenemos la de la alcachofa o la de la piña… o la del cucurucho!

No voy a criticarlas, porque cada una tiene su parte positiva (casi todas ellas lo único que consiguen es que comas menos cantidad de calorías ya que piensas lo que vas a comer y te das cuenta de que comemos demasiado, y por ende adelgazas), y en un momento dado, pueden ayudaros a conseguir ciertos objetivos. Pero es imposible cumplirlas a medio o largo plazo sin volvernos locos, o incluso lo que es peor: podemos perder el gusto por la comida.

Por eso os propongo que aprendamos a crear nuestras propias dietas. Al fin y al cabo, cada uno somos de nuestro padre y nuestra madre. Es decir, cada cuerpo es diferente y la actividad física que realizamos también. Además, los diferentes tipos de alimentos nos sientan de una manera distinta a cada uno, eso por no hablar de los gustos personales cuando nos sentamos a la mesa.
Yo os animo a que ese tiempo que ibais a invertir o perder en esas dietas tan rigurosas, lo utilicéis para:

1. Aprender a conocernos a nosotros mismos: qué sensaciones tenemos, cómo evoluciona nuestro peso según las cantidades de comida, los ingredientes y el entrenamiento. En resumen, que seamos expertos en nosotros mismos.

2. Aprender a diferenciar los grupos de alimentos: qué macronutrientes poseen, para qué nos sirven, y cómo conseguir diferentes ingredientes de calidad.

3. Aprender a preparar estos alimentos de una manera que respete nutricionalmente el producto y por supuesto, que lo que cocinemos esté rico para no perder el placer de la comida.

Si cumplimos con todo esto, seremos capaces de alimentarnos correctamente, conseguir nuestros objetivos. Así disfrutaremos con la comida y comiendo. Eso sí, para ver si vamos por el buen camino, nunca está de más hacerse unos análisis de sangre , ¡no vaya a ser que nos hayamos pasado de rosca! Un saludo, e invertid tiempo en la alimentación y en la cocina, ¡que se lo merece!

Deja un comentario

CARNE DE CERDO

En colaboración con nuestra nutricionista Amaia, seguimos con la comparativa de carnes con la carne de cerdo. CARNE DE CERDO La carne de cerdo, a pesar de su mala fama, es una carne muy nutritiva. …

Carne de ternera

CARNE DE TERNERA

Para finalizar con la comparativa de carnes, vamos a analizar la carne de ternera, con la colaboración de  nuestra nutricionista, Amaia. CARNE DE TERNERA La carne de ternera es muy nutritiva, aunque existen grandes diferencias …

Psicología nutricional

PSICOLOGÍA NUTRICIONAL

Cuando empecé a trabajar en el mundo de la cocina deportiva, creía que todo lo relacionado con la nutrición eran verdades absolutas. Por ejemplo, pensaba que la única forma de llegar a un punto era …

Macronutrientes

QUÉ SON LOS MACRONUTRIENTES

Los nutrientes son pequeños elementos absorbibles de los alimentos que cubren las necesidades nutricionales del organismo. Desde el punto de vista funcional, son sustancias químicas de los alimentos, los cuales hacen posible la obtención de …

HIDRATOS DE CARBONO II: ÍNDICE GLUCÉMICO

El índice glucémico (IG) de un alimento expresa la capacidad de éste para liberar glucosa a la sangre después de ser ingerido. Los alimentos de alto índice glucémico son aquellos de absorción rápida, en los que se necesita poco proceso …