Menu

GUACAMOLE DEPORTIVO

  • Guacamole deportivo, por Patxi Gimeno, cocinero deportivo
  • Guacamole deportivo, por Patxi Gimeno, cocinero deportivo
  • Guacamole deportivo, por Patxi Gimeno, cocinero deportivo
  • Guacamole deportivo, por Patxi Gimeno, cocinero deportivo
  • Guacamole deportivo, por Patxi Gimeno, cocinero deportivo
  • Guacamole deportivo, por Patxi Gimeno, cocinero deportivo
  • Guacamole deportivo, por Patxi Gimeno, cocinero deportivo
  • Detalles
  • Deja un comentario
  • Artículos relacionados

Hoy os traemos un plato muy muy fácil de preparar, muy nutritivo, y, sobre todo, muy versátil: un delicioso guacamole deportivo. Lo hemos bautizado así porque no es el típico plato mejicano, sino que le hemos dado un toque algo más suave, y, como siempre, adaptado a las necesidades de los deportistas. Además ha sido uno de los platos con mayor presencia en el Tour de Francia y La Vuelta a España de este 2015.

Quizás muchos asociéis este plato sólo a los nachos, tacos o fajitas mejicanas, pero, en realidad se trata de un plato que puede acompañar un sinfín de preparaciones. Se puede utilizar como parte de una ensalada, como salsa o condimento para una pasta, encima de un buen pan tostado o como guarnición para el pescado, entre otros en cualquier momento del día.

Como todos sabéis, el ingrediente principal del guacamole es el aguacate. Ya lo habíamos utilizado en otra receta de la web, en esta pasta integral con aguacate y tomates cherry, pero cada vez nos gusta más, y por eso hemos decidido presentaros esta receta en la que, sin duda, es el protagonista.

En la foto podréis ver que el aguacate que hemos usado es un poco especial y más grande que los normales. Si bien es verdad que su precio es superior, también lo es su calidad, pero podéis utilizar los aguacates normales que venden en cualquier frutería o supermercado. Eso sí, cuando lo compréis, tened en cuenta cuándo va a estar en su punto para comerlo, ya que si no está maduro, no se puede comer.

Dicho esto, recordaros que, aunque es verdad que es una de las frutas más grasas, el aguacate nos va a proporcionar una gran cantidad de omega3, que su grasa es beneficiosa, y, una vez más: que nuestro cuerpo sí que necesita grasa para funcionar como es debido. Además nos ayuda a mejorar los niveles de colesterol, a estabilizar el ritmo cardíaco, y, por si fuera poco, ayuda al crecimiento y recuperación de la masa muscular.

 Ingredientes

  • 1 ó 2 aguacates
  • 1 ó 2 tomates
  • 1/2 limón
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  1. Hacemos un corte en forma de cruz en la base de los tomates (foto). Los echamos durante unos segundos en un cazo con agua hirviendo, y los sacamos directamente a un bol lleno de agua fría con hielos. Esto hará que los podamos pelar fácilmente. Bajo mi punto de vista, pelar los tomates mejora el plato, pero no es estrictamente necesario.
  2. Partimos el aguacate por la mitad, quitamos el hueso y lo reservamos. Vaciamos el aguacate con la ayuda de una cuchara, y troceamos la carne en trozos no muy pequeños. Lo echamos en un bol.
  3. Pelamos los tomates y los cortamos en dados. Lo añadimos al bol y mezclamos los dos ingredientes.
  4. Añadimos a la mezcla una pizca de ralladura de limón, el zumo de medio limón, y pimienta. Mezclamos enérgicamente para que se incorporen todos los ingredientes.
  5. Echamos un chorro de aceite, removemos, y rectificamos de sal y pimienta. La sal la echamos al final para conservar el crujiente.
  6. Si no lo vamos a consumir inmediatamente, ponemos en el centro de la mezcla el hueso del aguacate, y presionamos un poco hacia adentro (foto). Lo tapamos con papel film (que toque el guacamole) y lo metemos en la nevera. Así evitamos que se oxide.

Si quieres darle un toque especial

  • La ralladura de limón es opcional. Si te gusta un sabor más cítrico, añádesela, si no, utiliza sólamente el zumo del limón. Puedes también sustituir el limón por lima o vinagre de Jerez.
  • El tipo de aceite que usemos va a ser importante, por tanto, te recomiendo uno con un sabor marcado.
  • Puedes usar otro tipo de tomate, como por ejemplo unos cherrys cortados en trocitos.
  • Puedes añadir otras especias como cilantro o un poco de jengibre rallado.
  • También es importante el tipo de sal que uses. Nosotros hemos utilizado escamas de sal, para conseguir un toque crujiente.

Deja un comentario

Papilla de avena

PAPILLA DE AVENA

Ya hemos hablado varias veces sobre los beneficios que tiene la avena a nivel nutricional. Por ello, resulta básica en la dieta de los deportistas. El problema de la avena es que a algunas personas …

Gazpacho

GAZPACHO

El gazpacho es un plato que siempre ha estado presente en nuestra gastronomía, y, bajo mi punto de vista, debería estar presente también en la dieta de los deportistas, ya que es una preparación muy …

Giro final PATXI GIMENO

RESUMEN FINAL DEL GIRO… ¡Y DE ROSA!

Se ha acabado el Giro, ¡y de rosa! ¡Los mejores pronósticos deportivos se han cumplido! Nos vamos de aquí con la maglia rosa. Y como siempre digo, para mí el Giro es la carrera más …

Pasta guisada con pollo y verduras

PASTA GUISADA CON POLLO Y VERDURAS

Normalmente estamos acostumbrados a cocinar la pasta de la misma manera, y aunque suele ser un plato muy rico, siempre os digo que no debemos caer en la monotonía, y debemos probar nuevas técnicas. Por …

Brochetas de tofu y pavo

BROCHETAS DE TOFU Y PAVO

No es la primera vez que os hablamos del tofu en esta web. El verano pasado preparamos una ensalada de tofu, pepino y huevo duro, y también hicimos mención a este alimento en un artículo …