Menu

POLENTA CON SARDINAS

  • Polenta con sardinas, por Patxi Gimeno
  • Polenta con sardinas, por Patxi Gimeno
  • Polenta con sardinas, por Patxi Gimeno
  • Polenta con sardinas, por Patxi Gimeno
  • Polenta con sardinas, por Patxi Gimeno
  • Polenta con sardinas, por Patxi Gimeno
  • Polenta con sardinas, por Patxi Gimeno
  • Polenta con sardinas, por Patxi Gimeno
  • Detalles
  • 2 Comments
  • Artículos relacionados

A veces, recibimos sugerencias de nuestros seguidores, que tienen curiosidad por ver qué recetas podemos hacer con los ingredientes que nos proponen. Hace poco, de hecho, publicamos la receta de ensalada con amaranto siguiendo esta misma línea.

Hace poco, volvimos a recibir un email de otro seguidor que nos pedía una receta con polenta, un ingrediente que le parecía interesante, pero al que quizás aquí aún no estamos del todo acostumbrados. Así que aceptamos el reto, y hoy os traemos una nutritiva receta de polenta con sardinas.

Pero, antes de nada, ¿qué es exactamente la polenta? Pues bien, es sémola de maíz, es originaria de Italia, y es fácil de encontrar en supermercados, La verdad es que es un alimento bastante contundente y se puede comer de muchas maneras: tipo gachas, frita, con queso… Nosotros, como siempre, hemos optado por una versión enfocada a la alimentación deportiva.

La polenta nos va a aportar hidratos de carbono (IG 70), proteínas, y vitamina B, y, además, al ser maíz, no contiene gluten, por lo que es apta para celíacos y tiene una fácil digestión. Hemos decidida acompañarla de una ensalada de rúcula y tomate y de sardinas.

La sardina es un alimento que siempre se ha considerado humilde, pero que en realidad nos aporta un montón de beneficios, como omega 3 y vitaminas, especialmente del grupo B. Además la combinación de sabores es muy interesante. Y más barato, ¡imposible!

Por tanto, estamos ante una receta completa, económica, fácil de preparar, y, sobre todo, muy nutritiva. ¡Esperamos que os guste!

 Ingredientes

  • Polenta instantánea
  • 1 huevo
  • Sal
  • Pimienta
  • Una lata de sardinas en aceite
  • Rúcula
  • Tomates cherry
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre

Elaboración

  1. Hacemos la polenta siguiendo las instrucciones del fabricante. En el agua o caldo que usemos para cocinarla añadimos sal, pimienta, y alguna otra especia si nos apetece. Queremos que nos quede un poco espesa, porque no la vamos a tomar en gachas, sino que la dejaremos reposar y haremos unos triángulos con ella. Por tanto, la vamos a remover durante más tiempo del que nos indica el fabricante, a fuego moderado-bajo, porque si no salta mucho y tiende a estallar. Os dejamos fotos del proceso entre las fotos del plato.
  2. Cuando la polenta esté cocinada, vamos a añadir un huevo, para conseguir la textura que queremos. Extendemos la polenta en una fuente, la filmamos, y la dejamos enfriar durante unas horas en la nevera (también puede ser de un día para otro).
  3. Cuando la polenta esté lista y sea firme, la cortamos en triángulos y la hacemos a la plancha en una sartén con un poco de aceite.
  4. Preparamos la ensalada de rúcula y tomate cherry, y la aliñamos. Cortamos las sardinas en trozos del tamaño de un bocado.
  5. Montamos el plato disponiendo los triángulos de polenta a la plancha, sardinas, y, por encima la ensalada.

Si quieres darle un toque especial

  • Como siempre, puedes ir jugando con las especias a la hora de elaborar la polenta.
  • La rúcula es lo que mejor le va, pero puedes mezclarla con algún otro tipo de hoja verde.
  • Puedes cambiar la proteína (en este caso la sardina) por atún, caballa o incluso pechuga de pollo o de pavo salteada.
  • Merece la pena currárselo un poco en la presentación del plato, porque, aunque sea para nosotros mismos, siempre se come por lo ojos también.
  1. Alvaro dice:

    Me parece muy interesante la receta puesto que la polenta es un carbohidrato muy “potente” y un tanto desconocido.
    Tengo una duda cuando dices “Cuando la polenta esté cocinada, vamos a añadir un huevo, para conseguir la textura que queremos”.
    Se le añade un huevo batido al final y se mezcla? te refieres a eso?

    Por cierto tiene muy buena pinta la receta y creo que la utilizaré para alguna cena cuando vuelvo de entrenar,

    Un saludo.

    • Patxi Gimeno dice:

      ¡Hola, Álvaro!
      Muchas gracias por tu comentario, me alegro de que te parezca interesante la receta.
      El huevo lo puedes echar directamente sin batir, cuando la polenta ya tenga el sabor y textura que tú quieras.
      Espero haber solucionado la duda.
      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Zumo de remolacha, naranja y limón, por Patxi Gimeno, cocinero deportivo

ZUMO DE REMOLACHA, NARANJA Y LIMÓN

Después de publicar el artículo un artículo sobre cómo conservar y cocer remolacha, se nos ocurrió que ésta podía ser la ocasión perfecta para hacer por primera vez para la web un zumo. En concreto, se …

Cómo compaginar trabajo y entrenamiento, por Patxi Gimeno

CÓMO COMPAGINAR TRABAJO Y ENTRENAMIENTO

Últimamente nos ha llegado una y otra vez la misma consulta: ¿Cómo se puede compaginar el trabajo y el entrenamiento, respecto a la alimentación? Muchos aficionados al deporte aprovechan para ir a entrenar en el …

Gnocchi, por Patxi Gimeno

DE SAN REMO A MILÁN: GIRO 2015

Lo primero que creo que tengo que hacer al escribir este artículo, es felicitar al equipo por los objetivos conseguidos. Ha sido un orgullo estar con este grupo en el que es difícil destacar sólo …

Gazpacho

GAZPACHO

El gazpacho es un plato que siempre ha estado presente en nuestra gastronomía, y, bajo mi punto de vista, debería estar presente también en la dieta de los deportistas, ya que es una preparación muy …

Papilla de avena

PAPILLA DE AVENA

Ya hemos hablado varias veces sobre los beneficios que tiene la avena a nivel nutricional. Por ello, resulta básica en la dieta de los deportistas. El problema de la avena es que a algunas personas …