Menu

PSICOLOGÍA NUTRICIONAL

  • Psicología nutricional
  • Detalles
  • Deja un comentario
  • Artículos relacionados

Cuando empecé a trabajar en el mundo de la cocina deportiva, creía que todo lo relacionado con la nutrición eran verdades absolutas. Por ejemplo, pensaba que la única forma de llegar a un punto era siguiendo las normas puramente establecidas, y me frustraba que las cosas que había leído en los libros o que había estudiado no se cumplieran a rajatabla.

Mi frustración, y mi responsabilidad mal entendida, llegaba a tales límites, que no era capaz de hacer bien mi trabajo. El problema es que no llegaba a entender lo importantes que eran las grande diferencias metabólicas que hay entre unas personas y otras, y, lo que es más importante, las diferencias psicológicas. Eso por no hablar del conocimiento de su propio cuerpo que algunas personas tienen, y que jamás saldrá escrito en los libros.

El consumo de hidratos, que es tan básico en un deporte de alto gasto calórico como es el ciclismo, no se metaboliza de la misma manera en unos cuerpos que en otros. por lo que pesar las cantidades de comida carece de efectividad. En el caso de los ciclistas, pese a que tienen un gasto similar en carrera, no todos ingieren la misma cantidad de pasta, y, frente a casos de corredores que pueden comer mucha cantidad, están otros a los que una cantidad incluso inferior les supone un aumento de peso.

En cuanto al consumo de sal, que parece que está tan penado en las comidas de un deportista, he visto a muchos de ellos echar mucha cantidad de este mineral en los alimentos que iban a comer. El asunto es que ellos lo hacían con el pleno convencimiento de que estaba bien hecho, porque en ese momento lo necesitaban, ya que era lo que su cuerpo les pedía, y estaban en lo correcto. No había más que verlos volver de la carrera con los maillots blancos, no sólo por la extenuación, sino también por las sales perdidas.

Otro ejemplo son los pequeños excesos, sobre todo en carreras de 21 días. Una chocolatina, un vaso de vino, una cerveza, incluso una hamburguesa, un bocadillo de sardinas… son alimentos que parecen prohibidos, pero pueden suponer un chute de ánimo tal, que puede transformarse en una victoria.

Por todo ello, soy de los que piensa que no hay que prohibir ningún alimento, ya que todos nos aportan algo. Y no sólo macronutrientes, sino también ese pequeño empuje que a veces necesita nuestra mente. Por tanto, me gustaría disculparme por todo el tiempo que he tardado en comprenderlo.

¡Un saludo!

Deja un comentario

Patxi Gimeno

¡HOLA!

¡Buenas, lectores habituales u ocasionales de la web! En esta sección daré rienda suelta a todo lo que se me pase por la cabeza. Cabrá de todo: mi vena más gastronómica-mesonera, mis opiniones sobre la …

Ensalada de tomate y ventresca

ENSALADA DE TOMATE Y VENTRESCA

Cuando elaboramos una ensalada, muchas veces nos emperramos en echarle muchos ingredientes diferentes, porque creemos que va a estar más rica. Pero tenemos que tener en cuenta que no todos los ingredientes se complementan, e …

Bizcocho de yogur, espelta y stevia, por Patxi Gimeno, cocinero deportivo

BIZCOCHO DE YOGUR, ESPELTA Y STEVIA

Son varias ya las recetas de bizcochos que os hemos presentado en la web, y sabemos que tienen éxito, y que os divierte prepararlas en casa. Aquí podéis recordar el bizcocho integral de zanahoria, el …

Merluza a la plancha, por Patxi Gimeno, cocinero deportivo

CÓMO HACER PESCADO A LA PLANCHA

El pescado debería aparecer cada vez más a menudo en nuestras dietas, ya que es una gran fuente de proteínas y sus grasas son mucho más saludables que las de la carne. Por eso, os …

Salmorejo

TOUR 2014: DEL AGRADECIDO PALADAR AL DURO ASFALTO

  Recién acabado el Tour 2014 la verdad es que es muy difícil saber por dónde empezar a explicar lo que significa la ronda gala. Aunque sea mi 4ª participación, nunca deja de sorprenderme la …